Páginas vistas en total

domingo, 25 de diciembre de 2011

La decisión de Valerie Plame





Valerie Plame es un ejemplo del sueño americano. Rubia, atractiva, felizmente casada, madre de dos gemelos, graduada con lauros en Pennsylvania State, una de las mejores universidades de EEUU que decidió ser oficial de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en 1985, hasta que su carrera culminó en el 2003 al ser filtrada a la prensa su trabajo secreto, por un cercano colaborador del Presidente George Bush, lo que la llevaría a ser la espía estadounidense mas publicitada del presente siglo.

Nació el 19 de abril de 1963 en un hospital de una base de EEUU en Alaska desde donde los aviones podían alcanzar el territorio soviético en pocas horas. Desde niña le eran tan habituales como sus juegos infantiles. los ejercicios militares, el lanzamiento de paracaidistas, el ruido de los reactores y la vida en las grandes bases aéreas estadounidenses en las que residió gran parte de su niñez en compañía de su familia,

De hecho su padre Samuel D. Plame era coronel de las Fuerzas Aéreas, tuvo una gran influencia en su hija y pasó toda su vida profesional planificando y practicando un ataque de los bombarderos atómicos B- 52 a la URSS durante la guerra fría.

Según versiones oficiales fue la única mujer de su grupo de aspirantes a la CIA que soportó entrenamiento real en lo que fue sometida a niveles de tortura y no aportó información a los supuestos enemigos, que para hacer más verisímil la preparación interrogaban y gritaban en inglés con fuerte acento ruso.

Sin embargo la Plame tuvo poco tiempo para aplicar en la práctica las doctrinas de enfrentamiento al poder soviético que se le enseñó en la academia a finales de la década de 1980.

La tentativa de reformar la URSS por el último presidente de ese país Mijail Gorbachov, culminaría con su rápida disolución en 1991 y la joven oficial no considero la oportunidad de dedicarse a su vida privada, pero su decisión fue otra.

Se alistó en un programa de vigilancia de la proliferación de armas atómicas y de exterminio masivo para evitar que cayeran en manos de terroristas o los llamados países enemigos de EEUU. De esa época recuerda con nostalgia que llevaba a sus gemelos a la oficina donde dibujaban y jugaban, mientras ella y sus colaboradores se dedicaban a planificar acciones encubiertas en el exterior o analizaban informes de inteligencia.

En 2002 estaban en marcha los planes para invadir a Irak y se construía el pretexto que Saddan Hussein, tenía armas de destrucción masiva y la Plamer se convirtió en consultora de una empresa pantalla de la CIA dedicada al negocio de la energía llamada Brewster, Jennings & Asociados.

Un espía aguafiestas

Su entusiasmo por su trabajo incluía además de llevar a sus hijos a su gabinete secreto, convertir su labor en un negocio de familia al proponer el envió de su esposo Joseph Wilson un sesentón ex diplomático a Níger, de donde se sospechaba se despachaban partidas de uranio a Irak para construir armas atómicas, país africano en el cual el nuevo agente tenía gran conocimiento y relaciones para realizar una operación de inteligencia y comprobar la información.

Níger es una ex colonia europea del África Occidental Francesa, que accedió a la independencia en 1960. Su economía es una de las más pobres del mundo a pesar de que tiene una de las más importantes reservas de uranio de Africa en manos de la compañía Areva, un conglomerado francés y líder mundial en el sector de la energía nuclear, pero también con un abultado expediente de contaminación del medio ambiente y explotación inhumana de los obreros africanos.

Joseph Wilson, quien también fue embajador interino en Irak en los noventa, en el recorrido por el país en febrero del 2002 y en sus entrevistas con sus fuentes, políticos locales, negociantes y técnicos, entre otros, comprobó la falsedad de la información de que toneladas de uranio fueran vendidas a Irak.

Concluyó que era imposible que esa cantidad del mineral saliera del control de la transnacional Areva y a su regreso escribió una columna en el New York Times, afirmando "No me queda otra opción que concluir que parte de la inteligencia relacionada con el programa nuclear de Irak fue distorsionada para exagerar la amenaza iraquí"

A pesar de ello, el presidente Bush hizo una referencia expresa a la presunta conexión Hussein-Níger en su discurso sobre el estado de la nación en enero de 2003.

La venganza contra Wilson por contradecir la administración del Presidente Bush vino cuando Robert Novak, uno de los mas influyentes columnistas norteamericanos, fallecido en 2009, revelo en julio de 2003 que Valerie Plame era oficial de la CIA y citó como fuentes a "dos funcionarios en la administración", y expuso que fue ella quien envió a su esposo a Níger. Las leyes federales establecen que dar a conocer la identidad de un agente secreto es un delito que pone en riesgo la seguridad nacional.

La filtración solo condujo a un juicio federal en el que se encontró culpable al consejero Scooter Lobby, uno de los mas cercanos colaboradores del Presidente Bush y del Vicepresidente Dick Chenney, culpable de los delitos de pejurio, falso testimonio y obstrucción a la justicia, siendo condenado a treinta meses de prisión y a una multa de 25 000 dólares. El 2 de julio de 2007 el entonces presidente Bush eliminó la pena de prisión, señalando que la encontraba excesiva.

De esta forma se encubrió la manipulación y violación de los llamados conceptos de seguridad nacional de EEUU y de la supuesta objetividad requerida a sus servicios especiales, en función de justificar la agresión a Irak argumentando la existencia de armas atómicas o de exterminio en masa en su territorio, de lo que nunca se encontró prueba alguna.

Para la pareja el sueño americano no termino en drama a pesar de todo. Valerie Plame y su esposo se retiraron a su vida privada definitivamente, con una fortuna acrecentada. Ella escribio una novela titulada Fair game (Juego limpio), que le fue comprada por dos millones de dólares, y en el cual cuenta su historia y la obra además, sirvió de base al film de Hollywood del 2010 'Caza a la espía', protagonizada por los actores Sean Penn, en el papel de Wilson y Naomi Watts, como Valerie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada