Páginas vistas en total

lunes, 31 de agosto de 2015

Intento de asesinato del presidente Ronald Reagan y lo que hizo Fidel

Secuencia atentado a Reagan
En la nueva etapa en las relaciones Cuba-EEUU, toma actualidad  rememorar  el largo camino de enfrentamiento entre los dos países  desde el triunfo de la Revolución en 1959, historia que en ocasiones por la parte estadounidense esencialmente,  se trata de obviar como un oportuno borrón y cuenta nueva, o se  aborda como un diferendo bilateral en igualdad de responsabilidades e intransigencia a partes iguales  difuminando el papel del agredido y el  agresor.

Sin el interés de pasar por  el “aguafiestas de turno”   les expongo algunos hechos alrededor de un atentado al presidente Reagan y la actitud de Fidel  al respecto,  y lo ocurrido años después, cuando  Cuba conoció de otro intento de asesinato a Reagan.       

El intento de asesinato de Ronald Reagan suecedió el 30 de marzo de 1981, 69 días después de que Reagan asumiera la presidencia de Estados Unidos. A su salida de una conferencia en el Washington Hilton Hotel en Washington, D.C., el Presidente Reagan y otras tres personas fueron baleados y heridos por John Hinckley, un joven de 22 años de clase alta, quien declaró dijo intentó el magnicidio para lograr la atención de un estrella de cine. Fue declarado inocente por motivos dedemencia y  confinado en una institución psiquiática.
Jr. Reagan sufrió una perforación en el pulmón, pero la pronta atención médica le permitió recuperarse rápidamente a pesar de su edad, en aquel entonces tenía 70 años.   

En septiembre de 2007 Fidel en una de sus reflexiones hizo públicas las acciones que indico se realizaran al conocer la noticia del atentado a Reagan y como se trasladó en 1984 información de inteligencia  al gobierno estadounidense alertando de un plan de atentado al mandatario.

“Cuando llegó a Cuba la noticia el 30 de marzo de 1981 de que se había producido un atentado contra Reagan, con disparos de un arma de pequeño calibre le enviamos un mensaje expresándole nuestra condena al hecho. Una bala de plomo calibre 22 se alojó en uno de sus pulmones, causándole riesgos y sufrimientos personales. El mensaje está contenido en la conversación que por instrucciones precisas sostuvo el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Isidoro Malmierca, con Wayne Smith, Jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

A continuación párrafos literales de la conversación entre ambos:
"ISIDORO MALMIERCA: Hemos procedido a convocarle y recibirle por encargo expreso del Presidente Fidel Castro. Él me pidió que le explicara, primero, nuestro reconocimiento por la información que usted nos ofreció a través del director Joaquín Más sobre el atentado que sufrió el presidente Reagan. Por otra parte queremos, también en nombre del Presidente Fidel Castro, expresarle cuánto lamentamos este hecho y también nuestra esperanza, nuestros votos de que el presidente Reagan pueda recuperarse de este atentado lo más pronto posible.

"WAYNE SMITH: Muchas gracias.

Sánchez Parodi: La nueva relación, desafío mayor para Obama que para La Habana

 El diplomático Ramón Sánchez Parodi, quien encabezó la sección de intereses de Cuba en Washington del 1º de septiembre de 1977 al 30 de abril de 1989, reconoce que ante la nueva realidad, con relaciones plenas entre los dos viejos rivales, falta que los cubanos contemos nuestra versión de la historia. Y también que hagan valer sus demandas frente a Estados Unidos, entre ellas la más sentida: el levantamiento del bloqueo.

Por Blanche Petrich
Tomado de Cubadebate

Durante las cinco décadas de confrontación entre Estados Unidos y Cuba hubo periodos de contactos y encuentros ultrasecretos, lapsos en los que imperó la ley absoluta del hielo y tiempos en que las amenazas de la potencia hemisférica se agravaron y llegaron a ser violentas.

Hubo momentos tan riesgosos que el propio general Alexander Haig –notable halcón dentro de la administración de Ronald Reagan– advirtió al embajador soviético en Washington y al canciller mexicano Jorge Castañeda de la Rosa que el Pentágono bien podría llegar a la decisión de bombardear la isla. Fue el mismo Haig quien en otra coyuntura reconoció que la interlocución con Fidel Castro era imprescindible para Washington y en 1982 viajó a la ciudad de México para reunirse con el entonces vicepresidente cubano Carlos Rafael Rodríguez.

Pragmatismo o realpolitik que se impuso en los dos gobiernos. Buena parte de esa historia aún no se conoce.

El diplomático Ramón Sánchez Parodi, quien encabezó la sección de intereses de Cuba en Washington del 1º de septiembre de 1977 al 30 de abril de 1989, reconoce que ante la nueva realidad, con relaciones plenas entre los dos viejos rivales, falta que los cubanos contemos nuestra versión de la historia. Y también que hagan valer sus demandas frente a Estados Unidos, entre ellas la más sentida: el levantamiento del bloqueo.

Ex viceministro de Relaciones Exteriores, miembro del Consejo de Estado y fundador del Partido Comunista, Sánchez Parodi avizora las perspectivas del proceso histórico que empieza ahora, ya con las relaciones bilaterales restablecidas, como un desafío mayor para el gobierno de Barack Obama que para el de Raúl Castro. Son ellos quienes tienen que desmontar un estado de cosas que han creado. Nosotros no los tenemos embargados ni los hemos sancionado, ni financiamos su subversión interna. ¿Cómo pueden mantener el bloqueo y pretender normalizar la relación? No me lo puedo ni imaginar.

domingo, 30 de agosto de 2015

Sydney Gottlieb y sus asesinos “perfectos”




Por Jorge Wejebe Cobo

En una celda sin ventanas de la cárcel de Ben Hoa, en el antiguo Saigón,  durante una noche de principios de la década de 1960, prisioneros,  soldados del ejército de Viet Nan del Norte y guerrilleros capturados despertaban de la anestesia en un ambiente con vaho de cloroformo y suciedad  e, instintivamente, se tocaban la herida recién  suturada en la cabeza y descubrían a su lado una bayoneta.

A todos le trepanaron el cráneo e implantaron electrodos que reaccionarían a una señal de un emisor  manipulado por el doctor en química Sidney Gottlieb, quien creía estar a punto de  descubrir el método para convertir a un ser humano en una máquina de matar.

Era el logro ansiado por  más de 10 años de la súper secreta operación MK Ultra,  de la Agencia  Central de Inteligencia (CIA), para el control absoluto de la mente humana.

Gottlieb apretó las teclas del emisor de radio  para activar los electrodos ubicados en partes del cerebro que consideraba generaban la violencia  al recibir las señales, con lo cual el instinto de fiera  en cada prisionero los conduciría a  apuñalearse  entre sí.

Pero nada ocurrió  y los jóvenes  recién operados, que caminaban como zombis, solo facilitaron el trabajo de los verdugos al sacarlos del recinto  para ejecutarlos  de un disparo y luego cremar sus cadáveres y borrar las pruebas del experimento.

Así se repitió el ciclo con casi 100 reclusos para frustración de  Gottlieb y un equipo de cirujanos de la CIA, quienes habían trabajado febrilmente en aquel macabro experimento, aprovechando la oportunidad de que la guerra en Viet Nam, la cual proporcionaba gran cantidad de detenidos que podían ser sacrificados sin complicaciones legales.  Con anterioridad, igual destino tuvieron reclusos   en Corea del Sur y en Alemania,  sospechosos  de ser agentes de la KGB.

La única mesa en el mundo dividida por un paralelo


La precaria  paz, más parecida a una tregua entre trincheras, siempre en espera de la siguiente  crisis, se vuelve a imponer entre las dos Coreas que en la semana anterior llegaron, como otras veces, al umbral del no retorno del estallido de una guerra   que garantiza  la destrucción mutua asegurada a los dos países y parte de la región asiática.

En los acuerdos de los encuentros realizados en el Pararelo 38, en Panmujón, se decidió que Corea del Sur dejará de usar sus altoparlantes para irradiar ataques contra su vecino y estos enviarán a sus cuarteles a las tropas movilizadas.

Además se abordará el tema de los encuentros entre familiares de ambos lados, como otras veces se han realizado, siempre en pequeña escala y un gran despliegue mediático.

Por suerte en la ciudad  fronteriza de Panmujón durante más de cincuenta años, se ha desarrollado un efectivo centro de conversaciones, aunque simple y establecido en una barraca  dividida por el pararelo 38, con sillas al norte y al sur para las respectivas delegaciones que acuden con rapidez a las conversaciones que siempre salvan las crisis y terminan como esta, con apretones de  manos por encima de la mesa o mejor dicho, de la frontera.

Los pesimista  creen inevitable la próxima tensión, con el dicho de tanto da el cántaro a la fuente…. , mientras que los esperanzados, entre los que me sumo, creen posible que en esa región se avance a un entendimiento permanente y se inicie con la firma de un tratado de paz verdadero para cerrar el conflicto de 1953, salgan las tropas norteamericanas del sur y se eliminen las armas atómicas  en la península.


Entonces el mundo será  más  seguro y la famosa mesa de Panamujón podrá ser la pieza central del museo de la ciudad como reliquia de cuando en su alrededor se decidía sobre la vida o la muerte del pueblo coreano. Soñar con la paz  no cuesta nada.   

La lista de Cuba


 Por Harold Cárdenas Lema
 La niña de rojo

Un comentario sobre los desafíos de la infancia y la juventud en Cuba. Una mirada matizada con experiencias de vida y nostalgias del pasado.

Hay historias que prefiero degustar a solas porque hacerlo en público sería demasiado embarazoso. Debo haber visto una docena de veces La lista de Schindler, pero siempre me saca más lágrimas de las que el machismo social permite admitir. 

Hoy será el pretexto para un texto reflexivo. Por alguna razón llevo días sin poder sacarme de la cabeza la escena en que el personaje del filme agrega los nombres a su listado y dice enfáticamente: “los niños, todos los niños…”. Gracias a eso el número de descendientes de su lista es actualmente mayor que el de los judíos que permanecen en Polonia.

Esta noción de que lo más importante es salvar a la juventud es un instinto básico de la naturaleza, el caso de los niños en la Segunda Guerra Mundial es bastante extremo pero nos da algo de perspectiva en el asunto. Si algo hemos hecho bien los cubanos en los últimos 50 años es apostar  por la juventud. Mi madre tuvo una infancia y adolescencia con toda la dosis de fantasía y oportunidades necesarias para un niño, permite que le haga muy pocas críticas a décadas pasadas donde también hubo sus conflictos.

Mi generación fue alcanzada por el Período Especial; los refrescos de botella en la merienda escolar se vieron dramáticamente sustituidos por un sirope improvisado, debimos aprender cómo administrar el único pan del día, el recuerdo del viandero con pasas y los yogures en el refrigerador fue quedando atrás. Una época difícil, pero de alguna forma parece que en medio de la escasez y gracias al sacrificio de nuestros padres, tuvimos una infancia lo más sana posible.

No estoy seguro de que muchos niños de ahora tengan el privilegio de la inocencia, a veces siento como si se les robara la ingenuidad de la edad a golpe de reguetón y malas palabras. En el caso de los adolescentes es más grave, nosotros solíamos alardear sobre conocimientos de sexo y pequeñas victorias con las chicas de la clase, ahora los muchachos hablan sobre posesiones y aspiraciones migratorias. El imaginario de la juventud ha ido cambiando más velozmente que nuestra posibilidad de satisfacer las necesidades sociales.

Según la UNESCO, Cuba es el país de América Latina con mayor índice en desarrollo en  educación. Debemos serlo, porque nos gastamos el 13% de nuestro PIB en eso, pero no es suficiente. Quizás la mayor muestra de nuestra calidad educativa es que en este contexto agresivo en el que supongo hayamos perdido algún terreno respecto a décadas pasadas, sigamos siendo una potencia regional. Esto puede ser una trampa para la autocomplacencia o una alerta para promover estrategias que permitan alcanzar nuevas metas.

¿Qué significa entonces salvar a la juventud? De nada vale un buen sistema educativo si al llegar a casa la realidad contrasta con todos los valores aprendidos en el colegio, si la crudeza cotidiana derriba en un día los valores cimentados durante un mes. Podríamos empezar por crear condiciones que permitan a los jóvenes establecer sus proyectos de vida en Cuba, abrir oportunidades para proyectos alternativos donde el emprendimiento joven contribuya a la construcción del proyecto nacional.

Podría debatirse también sobre la mirada que existe hacia la juventud, hacia el futuro del país. ¿Paternalista, condescendiente o realista? Aunque a veces el discurso político transmita confianza en los jóvenes, hay dudas sobre su acceso a responsabilidades mayores. Basta con hacer un balance cuantitativo sobre el número de personas en ese rango de edad que asumen posiciones de verdadera importancia.

Cuba es un país que tiene mucho de que enorgullecerse, al igual que Schindler, insistió en salvar a los niños al darles salud y educación gratuita hasta el nivel universitario… ¿y después? Los próximos años deben ser enfocados en salvarnos todos, en pensar una Isla próspera y de esa forma alcanzar metas civilizatorias mayores.
Lista de Schindler

En la película de Spielberg hay un símbolo extraordinario, una niña con abrigo rojo que camina entre el caos provocado por el fascismo. Pocos saben que ella realmente existió, descrita como una “rubia hermosa” vestida con un abrigo de piel blanco, herida gravemente se sentó junto a los cadáveres y al parecer fue enterrada viva entre ellos. Cuando estrenaron la película yo tenía ocho años, pero el recuerdo que tengo del filme es en mi adolescencia, cuando la vi con mis amigos en casa.


Cinco adolescentes llorando a moco tendido no debía ser una escena muy digna de contar pero toca hacerlo, años después soy el único que permanece en Cuba. Soy a la vez el que se salvó del desarraigo y quien quedó solo en casa. No puedo evitar pensar en la construcción de un país donde quieran quedarse a vivir “todos, todos los niños

sábado, 29 de agosto de 2015

El hallazgo de un tren nazi y el misterio de la desaparición de la "octava maravilla del mundo"

 La original

Ante el descubrimiento en Polonia de un tren blindado alemán de la Segunda Guerra Mundial de 150 metros de largo, enterrado a más de 100 metros de profundidad al parecer en una vieja mina dinamitada, sobre el que se ha especulado contiene grandes reservas de oro y obras de arte robadas en Europa por los nazis, vuelve a resurgir el gran misterio de la desaparición de la Cámara de Ámbar al final de la guerra, robada por los alemanes  a los soviéticos y considerada la obra de arte perdida  durante la última conflagración mundial más importante, valorada en más de 100 millones de euros . Está hechA de varias toneladas de la resina de oro del árbol - la gema más ligera del mundo - se le refiere a menudo como la "octava maravilla del mundo".

La Cámara de Ámbar original (en ruso: Янтарная комната, esto es, Yantárnaya kómnata, y en alemán Bersteinzimmer), situada en el Palacio de Catalina de Tsárskoye Seló (cerca de San Petersburgo), fue una lujosa habitación del zar de Rusia consistente en un conjunto de paneles de distintos tamaños, zócalos y muebles formados por miles de astillas de ámbar cuyo precio era doce veces superior al del oro.
 Foto de los años de 1930

 Fue elaborada entre 1701 y 1707 por dos equipos de artesanos alemanes y daneses, con los adornos hechos de ámbar y decorados con hojas de oro, valiosas gemas y espejos hasta que fue completada y colocada en el Palacio Real de Berlín. Tras sucesivas ampliaciones, la Cámara alcanzó una extensión de 55 metros cuadrados y hasta 6 toneladas de ámbar se usaron en su construcción. La Cámara fue admirada por el zar Pedro I el Grande de Rusia durante una visita a Berlín y luego se convirtió en un regalo de 

Federico Guillermo I de Prusia al propio zar en 1716 para estrechar las relaciones diplomáticas entre ambas naciones y desde entonces fue considerada el orgullo de la corte del Imperio Ruso.

La emperatriz Isabel I de Rusia la hizo  instalar  en el Palacio de Catalina de Tsárskoye Seló, la residencia de verano de los zares de Rusia, siendo un monumento artístico bien preservado incluso tras la Revolución de 1917 y la guerra civil que le siguió.

Al empezar la invasión alemana de la URSS en junio de 1941 durante la Segunda Guerra Mundial, especialistas enviados por el gobierno soviético trataron de evacuar la Cámara de Ámbar hacia Sverdlovsk, como ya se habia hecho con la mayor parte de tesoros artísticos de Leningrado y sus alrededores. Los especialistas soviéticos no pudieron cumplir su tarea pues el paso de los siglos había debilitado el ámbar hasta hacerlo muy frágil y resultaba imposible desmantelar la Cámara sin romper los paneles. Sin tiempo para seguir su trabajo debido al rápido avance de la Wehrmacht, el personal soviético apenas pudo cubrir la Cámara con papel común para tratar de esconderla.
 Reconstrucción

El gobierno del Tercer Reich incluyó la Cámara en la lista de obras de arte para su saqueo y las tropas germanas la descubrieron pronto al ocupar Tsárkoye Selo el 17 de setiembre de 1941 antes de empezar el Sitio de Leningrado. Especialistas alemanes desmontaron la Cámara tras 36 horas continuas de trabajo, extrayendo los paneles de las paredes y la trasladaron al Castillo de Königsberg, donde fue exhibida en noviembre de 1941.

La Cámara fue vista por última vez durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, en tanto el Castillo de Königsberg sufrió daños cuando la RAF británica bombardeó la ciudad en julio de 1944. Cuando en enero de 1945 las tropas del Ejército Rojo lanzaron su Ofensiva de Prusia Oriental, las autoridades nazis trataron de evacuar los tesoros artísticos de Königsberg hacia el oeste, pero es dudoso que se lograse rescatar la Cámara de Ambar en el caos de la Evacuación de Prusia Oriental. 

Hay hipótesis que determinan la desaparición de la Cámara en el naufragio del barco alemán que la evacuaba de Königsberg, pero otras apuntan a que nunca pudo ser retirada y quedó destruida en los duelos de artillería entre alemanes y soviéticos durante la Batalla de Königsberg a inicios de abril de 1945. Investigaciones realizadas en la URSS no hallaron rastros de la Cámara en el Mar Báltico ni en posibles escondites de la región.

En 2003 la Cámara fue remplazada por una copia situada en el mismo Palacio de Catalina de Tsárskoye Seló, realizada con recursos de empresas alemanas, encabezadas por la compañía Ruhrgas AG, del grupo E.ON, y con artesanos y artistas rusos y alemanes. El presidente ruso, Vladímir Putin, y el canciller alemán, Gerhard Schröder, la inauguraron en el final de los festejos del aniversario 300 de la ciudad de San Petersburgo.

Con información de Wikipedia


Confirman el hallazgo en Polonia del legendario tren nazi desaparecido en 1945


 Tren blindado alemán de la II Guerra Mundial
El vicealcalde de Walbrzych, Polonia, ha confirmado este miércoles que el viejo tren hallado por dos 'cazadores de tesoros' se corresponde con el legendario tren nazi desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial.

Los responsables del hallazgo, un polaco y un alemán, afirmaron haber encontrado el famoso tren blindado nazi desparecido en 1945. Tras ser examinado por expertos, el vicealcalde de la ciudad polaca de Walbrzych confirmó este miércoles que se trata del mismo tren, de más de 150 metros, y del que se cuenta que estaba cargado de armas y de todo un cargamento de metales preciosos, lo que pone fin a 70 años de búsqueda.

No obstante, Arkadiusz Grudzien, portavoz de la oficina legal del consejo de Walbrzych declaró que el tren tal vez no contiene elementos de valor como se creía. "El tren es de naturaleza militar”, dijo.

La leyenda local cuenta que hacia el final de la Segunda Guerra Mundial los nazis cargaron un tren con oro y otros tesoros para enviarlo dirección sudeste y ponerlo a salvo ante el avance inminente del Ejército Rojo. Sin embargo, el tren desapareció misteriosamente entre la actual frontera entre Polonia y la República Checa, informa 'Daily Mail'.

 Nota. Al  final de la Segunda Guerra Mundial  los enterramiento  de los nazis más buscados por los soviéticos y los aliados, además del oro, joyas y obras de arte, eran los archivos de sus servicios secretos con el fin de conocer la nómina de colaboradores y las operaciones secretas en curso de la Alemania nazi.

Junto con el oro enterrado o bien guardado en los bancos suizos , los nazis  contaban con el resurgimiento de su filosofía en las futuras generaciones después de la caída de Alemania  y para ello tenían sus esperanzas cifradas en una red  dormida de agentes nazis, no vinculados públicamente con el régimen fallido, y  relativamente jóvenes que trabajarían por levantar la ideología fascista en el occidente europeo, utilizando ese oro..

Hitler a pocas semanas de pegarse un tiro en el Reichstang tomado por los soviéticos, celebró la muerte del presidente norteamericano  Roosevelt a quien consideraba era el único obstáculo para que Alemania hiciera la paz por separado con Inglaterra y combatieran juntos las “ hordas mongolas-comunistas  que venían del oriente.”

En definitiva hoy se conoce que el propio Duque de Windsor y ex Rey inglés, tenía contacto con los nazis en los inicios de la guerra por medio de la inteligencia del dictador Franco y aconsejó esa alianza.

Creo que además del Ministerio de Cultura de Polonia, encargado del asunto, es probable que detrás de ese tren, estén los servicios especiales polacos. Nadie puede excluir la existencia de documentos secretos de los archivos nazisen el tren.. Además Polonia fue uno de los países con más muertos a manos de los alemanes en la guerra.

Aunque han pasado 70 años, y lo que eran documentos estratégicos hoy pueden ser de interés para los historiadores, no obstante hay misterios y acontecimientos de aquellos años que todavía tienen impacto en el presente..