Páginas vistas en total

lunes, 27 de julio de 2015

El misterioso caso de Luning, el espía de Hitler en La Habana

  


 Tomado del sitio El Duende

EL DUENDE / RADIO-MIAMI – Un asiduo oyente y lector  de El Duende me pregunta que sabemos nosotros del caso  del espía alemán August Luning que fuera apresado en La Habana  cuando la II  Guerra Mundial y que  fuera  fusilado  en el castillo de  El Príncipe al ser apresado  por  las  autoridades  cubanas  cogido  con  las manos en la masa en medio  de sus  perversas  actividades.

Sobre  el caso  del  espía Lansing nos  sale  de nuestro  archivo  un  trabajo  escrito por  el profesor  de la  Universidad  de la Florida, FIU Leonel Antonio de la Cuesta quien  hizo hace año una acuciosa investigación sobre  el enigmático  agente  secreto nazi  capturado  en La  Habana por  la  policía  cubana.

Según  el  profesor  Acosta, Heinz Augusto Lansing, ciudadano alemán nacido en Bremen el 28 de marzo de 1911, fue fusilado convicto de espionaje en los fosos del Castillo del Príncipe el 10 de noviembre de 1942, a las 8 de la mañana, en cumplimiento de una sentencia del Tribunal de Urgencia de La Habana, ratificada por el Tribunal Supremo de Cuba y a la cual Fulgencio Batista, jefe del Estado, se negó a aplicarle el derecho de gracia o indulto. Su cadáver fue sepultado en la necrópolis de Colón el día de su ejecución. Una década después la familia del finado trasladó sus restos a Hamburgo. Lansing fue el único espía alemán capturado juzgado y ejecutado en Latinoamérica y el Caribe durante la Segunda Guerra Mundial.

Estos son los datos objetivos e irrefutables, mas alrededor de la figura de Luning se ha tejido una leyenda, casi una novela, creada en parte por elementos del gobierno de Batista, y en parte por otros elementos poco íntegros del gobierno de los Estados Unidos. Este tejido de verdades, medias verdades y simples mentiras, acaba de ser desmentido gracias a las investigaciones del Prof. Thomas D. Schoonover de la Universidad de Luisiana en Lafayette, pero no debo adelantarme…

Comenzaré por la historia oficial difundida en Cuba y Norteamérica. Hasta el momento, las noticias que se tenían de Luning y su azarosa vida provenían de artículos periodísticos y de la información publicada en las revistas Bohemia y Carteles en Cuba y en True Detective en los Estados Unidos. Según estas fuentes, Luning fue una especie de super espía en la mejor tradición de Mata Hari o James Bond. Conocedor a conciencia del español y el inglés hubo de recibir un cuidadoso entrenamiento en espionaje y antes de pasar a Cuba, ejerció como agente secreto en otros países, entre estos, la República Dominicana. Llegó a Cuba en 1941 proveniente de España con un pasaporte hondureño falso, a fin de establecerse en la Isla como comerciante minorista. Ni en este relato ni en el del profesor Schoonover se aclara cómo consiguió el permiso de residencia en Cuba, algo muy difícil en aquellos momentos. Instalado en una casa de huéspedes cercana a los muelles y mediante un potente aparato de radiotelegrafía se comunicaba con los submarinos alemanes notificándoles la entrada y salida de buques de guerra y mercantes. Por vía epistolar hacía saber a la Abwehr (Servicio de Espionaje Militar Alemán) sus impresiones sobre la vida económica política y social cubanas. Para ello utilizaba también mensajes escritos con tinta invisible al dorso de cartas comerciales y privadas. Estas misivas las enviaba a intermediarios radicados en España y Portugal, países neutrales en el conflicto bélico. 

Documental sobre la cubana Loreta Velázquez, soldado de los Confederados en la Guerra Civil de Estados Unidos y espía de la Unión

La cineasta María Agui Carter conversa de su documental sobre Loreta Velázquez.
Romi Dias en el papel de Loreta Velázquez 

 Tomado de  Cuban Art  New Publicado: May 28, 2013

El documental Rebelde, que se transmitió en la televisión pública la semana pasada, revela la historia poco conocida de Loreta Janeta Velázquez (1842-c. 1902), educada en Nueva Orleans e hija de una familia cubana adinerada. Después de la muerte de su esposo, un militar, y sus niños pequeños, se disfrazó de hombre y se alistó como soldado confederado en la Guerra Civil de los EE.UU. Noticias de Arte Cubano conversó con la directora de la película, María Agui Carter, sobre su investigación para el documental. (Para más información sobre la película, y para ver la versión transmitida a la televisión, consulte el sitio web de PBS.)

¿Cómo supo de Loreta? ¿Pensaba que era un personaje de ficción o una persona real?
Me encontré con la autobiografía de Loreta, The Woman in Battle, publicada en 1878, en la Harvard Widener Library, una de las bibliotecas más grandes del mundo. Pero mi búsqueda rápida en Internet parecía indicar que era una broma. Hasta que no hablé con los estudiosos contemporáneos que investigan sobre las mujeres y la Guerra Civil, como Deanne Blanton, archivista militar de alto rango en el Archivo Nacional de EE.UU., y vi los documentos sobre Loreta guardados en nuestros archivos del gobierno nacional, no pensé en la posibilidad de que Loreta fuera parte de nuestra historia nacional.

Parte del tema de esta película es un examen de las políticas de la memoria. La historia siempre se hace a mano, nunca hay una sola versión objetiva, ya que cada historia se filtra a través de la experiencia y punto de vista personales, culturales y políticos.
Usted incorpora secuencias dramáticas con entrevistas en el documental. Romi Dias fue su primera opción para interpretar el papel de Loreta?

Le había pedido a María Nelson, de Orpheus Casting, responsable del casting Maria Full of Grace (María llena eres de Gracia) y Real Women Have Curves (Las mujeres de verdad tienen curvas), que me encontrara las mejores actrices latinas de Nueva York. Descubrí a Romi Dias entre ellas. Romi no es cubana, pero fue mi primera opción entre docenas de actrices talentosas. Sólo hay una escena con diálogo en toda la película -el enfrentamiento culminante entre Loreta Velázquez y su némesis, el ex general confederado Jubal A. Early- y necesitaba a alguien que pudiera hacerlo bien, pero que también pudiera transmitir la sutileza y el drama tan hábilmente como un actor de cine mudo. Romi logró eso durante la película.

¿Cuánto tiempo le tomó hacer la película, de principio a fin?

Empecé la investigación sobre la película en el 2000. Terminé de filmar en el 2013. Pero no estuve trabajando en la película todo el tiempo. Trabajé en filmes para PBS y a la espera de ayudas monetarias para continuar. Filmé las escenas dramáticas en tres años diferentes, y las entrevistas cada vez que podía. Inmediatamente después del huracán Katrina [2005], perdí una parte importante de la ayuda que nos brindaba para la producción la Fundación para las Humanidades de Louisiana. ¿Cómo iba a quejarme cuando muchos habían perdido sus hogares y esperanza durante el huracán Katrina? Pero hubo momentos oscuros en los que quise darme por vencida, y me tomó un año para animarme a continuar con el proyecto después de haber perdido el financiamiento. Pero volví a aplicar y gané esa ayuda una vez más, al igual que el resto de mis fondos. Haber detenerme y recomenzar me obligó a reevaluar mi película desde el principio. Creo que por eso esta película es más profunda, fuerte y matizada.

¿Qué más nos puede contar sobre la familia de Loreta en Cuba?

Según sus memorias, Loreta dice que su padre era natural de Cartagena, España, un diplomático que se casó con una mujer franco-estadounidense y tuvieron a sus hijos en Madrid. Su padre fue nombrado para un cargo oficial en Cuba y Loreta, su sexta y última hija, nació "en Velaggas, cerca de las murallas de la ciudad de La Habana, el 26 de junio de 1842." Hay una calle Villegas cerca de las viejas murallas y probablemente ella estaba hablando sobre eso -la grafía en aquellos tiempos variaba mucho, sobre todo en los libros estadounidenses que citan otros idiomas. El padre hereda un terreno cerca de Santiago de Cuba, en el Puerto de Palmas, y se convierte en colono en el comercio del azúcar, tabaco y café. Al igual que muchas niñas de su clase, Loreta fue enviada a estudiar a Nueva Orleans, que acogía a los latinoamericanos en sus escuelas católicas. Ella vivió con su tía materna en el barrio francés, en la calle Esplanade, y fue prometida de un joven español. Pero entonces conoce a un soldado estadounidense, que no era del agrado de sus padres, y finalmente se fuga con él.

Cuba y Estados Unidos tuvieron, en una parte, orígenes comunes


El 17 de diciembre del 2014  marcó sin dudas un hito trascendente en la historia de las relaciones de Cuba y los  Estados Unidos.

Los acuerdos divulgados en esa fecha  entre los presidentes de ambas naciones – negociados secretamente durante más de dos años – dieron inicio  a una dinámica diferente entre ambos gobiernos, al desarrollo de conversaciones oficiales dirigidas en un primer momento al restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la voluntad de avanzar en el proceso de normalización de las relaciones entre ambos países.

Durante el Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba,  celebrado el pasado 27 de abril -el primero que se  realiza  luego del VIII Congreso de esta organización-, el primer vicepresidente Miguel Díaz Canel enfatizó la importancia de que la cultura cubana contribuya a que el país avance de la resistencia al desarrollo.

Un  tema  al cual  brindaron atención los participantes en el  evento fue precisamente  el  referido al devenir socio cultural del país, a partir del nuevo escenario creado por los acuerdos del 17 de diciembre.

El Portal Cubarte quiso unirse a este esfuerzo de reflexión y debate  y para ello  solicitó  a un grupo de destacados intelectuales  cubanos sus criterios sobre el tema. Aquí les presentamos una nueva respuesta al tema.   

Consejo Editorial Cubarte.

¿Cuáles son a su juicio las principales influencias  de la cultura estadounidense en la cultura cubana? ¿Podemos hablar de influencias positivas y negativas? ¿Considera Ud. que existen algunas influencias en sentido inverso,  o sea, de nuestra cultura en la sociedad estadounidense?

Toda relación cultural implica aceptación y rechazo, y hay valoraciones de carácter axiológico que de una época a otra cambian por la dialéctica social, histórica y política; siempre esta dirección va a tener dos sentidos: el influjo de la cultura de allá aquí, y la de aquí, allá. Si de cultura estamos hablando, ni se acepta ni se rechaza en bloque todo; lo “positivo” o “negativo” es relativo, en dependencia del momento, y generalmente en este tipo de valoración prevalecen los criterios políticos, más efímeros y zigzagueantes que la propia condición cultural; por otra parte, lo asimilado o la resistencia son parciales, según diversas circunstancias. Por esta razón, prefiero pensar en interinfluencias entre la cultura de Estados Unidos y la de Cuba en diferentes etapas históricas.

Aunque resulta muy importante el desarrollo económico y tecnológico de un país, no siempre esto determina su prevalencia para el influjo cultural, por mucha intencionalidad política o poderío económico que se tenga. En momentos de decadencia económica de España se desarrolló espléndidamente el Barroco, y se produjo una cultura definitivamente decisiva en la de los pueblos hispanoamericanos. Hoy pueden mostrarse los límites de China para actuar culturalmente en muchos países, a pesar de su vertiginoso ascenso económico. Hay factores históricos, sociales, raciales, religiosos, espirituales, jurídicos… que deciden en el peso de las interinfluencias culturales.

A finales del siglo los cubanos terratenientes dueños de ingenios azucareros admiraron la tecnología norteamericana, especialmente la asociada a la producción de azúcar, porque encontraron un factor esencial para aumentar la productividad e ir disminuyendo las dotaciones de esclavos, lo que evitaba los riesgos de la rebelión como había sucedido en Haití. Tal vez esa haya sido la primera admiración de los cubanos hacia Estados Unidos: la eficiencia industrial, y esa superioridad tecnológica la sentimos todos cuando por necesidad tuvimos que importar tecnología de la URSS y del llamado “campo socialista” por los años 60 del siglo.

Cuba y Estados Unidos, en la formación de sus respectivos pueblos, tuvieron en una parte orígenes comunes, pues los negros del sur norteamericano y los negros cubanos eran esclavos procedentes de la costa atlántica de África. Si bien hubo un choque entre la tradición española y la modernidad norteamericana en el cambio del siglo xix al xx, incluso puede hablarse de una cultura de la resistencia por parte de un pueblo muy vinculado a las tradiciones españolas como era el cubano, no es menos cierto que muchos aspectos culturales fueron incorporados a nuestro legado: el danzón, por ejemplo, prevaleció como baile nacional frente al two step cuando el gobierno interventor lo imponía, mas entre los buenos bailadores cubanos de aquel momento todo se fue mezclando, y una orquesta charanguera tocaba una y otra piezas, y los bailadores las gozaban igual.

La sublevación de esclavos en Minas del Cobre

 Monumento al cimarrón de Alberto Lescay, en El Cobre

Por Jorge Wejebe Cobo

 El 24 de julio de 1731 los trabajadores y esclavos del poblado de Minas del Cobre, cerca de Santiago de Cuba, se sublevaron con el propósito de exigir su derechos ante las malas condiciones a  las que los sometían las autoridades españolas  y probablemente fueron los únicos   que durante la etapa colonial en la Isla lograron su objetivo  por la vía de la insurrección.
 Los antecesores de los sublevados eran antiguos esclavos africanos e indios que laboraron en las  minas de cobre hasta el siglo XVII, cuando la actividad de la minería casi se extinguió por dejar de tener interés económico en esa época y muchos de ellos se asentaron en el poblado y se dedicaron a la agricultura, el comercio y otras actividades dando origen al caserío. 
  El gobernador de Santiago de Cuba, Pedro Ignacio Jiménez, trató de obligar desde 1729 a esos habitantes a trabajar como  nuevos esclavos en obras de defensa y de interés de la corona española, violando los derechos y tradiciones  de los pobladores, la mayoría mestizos y negros e, incluso, concibió  venderlos como cautivos en 1731.
  Estos excesos provocaron la sublevación y  muchos de sus protagonistas se unieron  a los cimarrones de los palenques en las lomas cercanas.
  Ante la decisión de los complotados, el poder colonial cedió a sus peticiones aunque solo en 1801 se legalizaron por el poder colonial  sus derechos y  se les reconoció como hombres libres y dueños  de la tierra, que la mayoría  explotaban en pequeñas propiedades como campesinos. En tanto,  esclavos participantes en la sedición  obtuvieron su libertad  mucho antes de que la esclavitud  se aboliera en la Isla en 1886.  
  Como antecedente de esta sublevación, en 1723 se produjo  la protesta de los Vegueros contra el monopolio del comercio del tabaco en Santiago de las Vegas y Bejucal, en La Habana, que fue reprimida con crueldad  por las fuerzas militares al ahorcar  a decenas de campesinos en los árboles en la  vereda de los  principales caminos a las salida de la Villa, desenlace muy diferente a la suerte de los amotinados del cobre.  
  Quizás  las razones que explican las causas de la excepcionalidad del tratamiento a la sublevación se encuentren en la propia ubicación del lugar, sitio de peregrinación y devoción a la Virgen del Cobre, por lo cual no era propicio convertirlo en escenario de severas represiones sin que se corriera el peligro de una implicación religiosa desfavorable al régimen español.  
  Además, los sublevados fueron apoyados en sus reivindicaciones por el sacerdote Alejandro Ascanio, capellán del Santuario, quien los defendió ante las autoridades de la Isla y propia  Corona española.
También  encontramos otras posibles causas relacionadas con el miedo a una generalización de la sublevación entre la masa de esclavos, en las apreciaciones del futuro Obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz, quien intervino para evitar mayores consecuencias del acontecimiento  y escribió que “podía perderse toda la Isla manteniéndose en su obstinación dichos esclavos y  (…) a muy poca distancia se sublevarán todos y se harían señores de las poblaciones”.
  El  siete de julio de 1997 se erigió una escultura como Monumento al Cimarrón, el héroe anónimo de esta gesta, en lo alto de una loma en las cercanías del Santuario del Cobre como parte del proyecto de la UNESCO, Ruta del Esclavo y en el 2012 Declararon Monumento Nacional al Paisaje Cultural del Cobre.  
   

Banquete por una república fallida

 N 
             

Jorge Wejebe Cobo
 L. Wood



  El General Leonardo Wood, jefe del gobierno interventor
norteamericano, el 15 de febrero de 1901 tuvo la extravagancia de
ofrecer un banquete intimo  en el puerto de Batabanó, a cinco
influyentes delegados  a la Asamblea Constituyente e invitarlos a una
pesquería a la Ciénaga de Zapata a bordo de un lujoso yate de la
marina estadounidense  para persuadirlos de aceptar que la futura
República de Cuba  en la práctica naciera como protectorado del gran
vecino del norte.

 Los invitados de Wood fueron los integrantes de una comisión
nombrada por  la Asamblea Constituyente  para elaborar los términos en
que se  plasmaría en la nueva Constitución el tipo de relación que
existirían entre ambos países.

Poco antes  el Ejército Libertador se había disuelto como también el
Partido Revolucionario Cubano (PRC)  por las maniobras de Tomás
Estrada Palma, quien después de la muerte del Apóstol estaba al frente
del PRC, y por Gonzalo de Quesada, colaborador  de Martí y también en
el radio de influencia de Washington, entre otras personalidades del
independentismo  que no fueron capaces de vislumbrar los verdaderos
planes de EE.UU.
 Caricatura de la época
  
La última representación de los mambises a la Asamblea del Cerro
tuvo además  en 1899 serias contradicciones con Máximo Gómez,  a quien
destituyeron como general en jefe del Ejército libertador por
discrepancias  alrededor de la propuesta de ese conclave de lograr un
préstamo de la banca norteamerican para el licenciamiento de ejército,
contraria a la idea del Generalísimo de aceptar una donación para ese
fin.
  Al ir de lleno contra la prestigiosa figura de Gómez, la Asamblea
del Cerro perdió buena parte del apoyo popular y conllevó a su propio
suicidio político como institución que lideraba la tendencia
libertadora en el país.

domingo, 26 de julio de 2015

Profecías de Daniel Estulin con Mcdonald en el Vedado incluido

Jorge Wejebe Cobo

 El pasado 20 de julio día del restablecimiento de  las relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU, el investigador y escritor lituano Daniel Stulin fue entrevistado por el periodista Walter Martínez en su programa Dossier y  expresó que Washington persigue con su cambio de política sobre la Isla destruir su sistema político desde dentro y que lo conseguirá después que ya no estén presente la dirección histórica  de la Revolución.

 Estulin es muy conocido por ser autor de varios bet seller de investigaciones sobre temas de política internacional y asegura que las torres gemelas fueron destruidas por la CIA utilizando pequeñas bombas atómicas y se adjudica haber sido oficial de la contrainteligencia e inteligencia militar del Servicio Federal de Seguridad (FSB), la agencia de inteligencia rusa.

El entrevistado profetizó que los jóvenes en Cuba, como en cualquier otra parte del mundo, están deseosos de tener acceso a los niveles de consumo propios de la modernidad capitalista e insinuó que no continuarán con el proyecto socialista que se extinguirá como ocurrió en la URSS y el campo socialista.

Explicó como ejemplo que en Moscú cuando se constituyó la cadena de comida rápida McDonald, los moscovitas hicieron colas kilométricas para consumir los famosas hamburguesas y se deslumbraron con los bienes de consumo del capitalismo que no eran conocidos y profetizó que en la Isla ocurrirá lo mismo.

Además dijo que los EEUU persiguen  utilizar nuestro país como futuro aliado para acabar con la influencia estratégica de Rusia en América Latina.

Con todo el respeto que merece el investigador lituano, quien siempre se ha manifestado favorable a Cuba y en el 2010 visitó el país y se entrevistó con Fidel, me parece que en sus profecías no tiene en cuenta  realidades fundamentales que hacen la diferencia entre lo sucedido en la URSS pos comunista y los retos y peligro  que enfrenta Cuba de cara al futuro.

Antes de 1959 en la  seudo república en el país de forma paralela a la indigencia que sufrían sectores poblacionales más humildes en el campo y  la ciudad, se pusieron en práctica todos los esquemas de modernidad y desarrollo del capitalismo en una  versión reducida del llamado estado de bienestar general desarrollada por los EEUU después de la II Guerra Mundial con que hizo frente exitosamente a la alternativa socialista que representaba la URSS para Europa.

Cadenas de tiendas por departamento, venta de bienes de consumo de todo tipo, la presencia de las firmas y servicios norteamericanos, estilos de modas, sistemas de créditos, arquitectura, cultura principalmente el cine, la música y en general todos los contenidos del llamado modo de vida norteamericano estaba presente en la Isla subordinada económica y políticamente al gran vecino.

Hasta las felicitaciones de cumpleaños se cantaban en inglés y los regalos de los niños que más apetecían era un traje de cowboy con sombrero y pistolas de  hechas en EEUU y los juegos de para las niñas reproducían en plástico todos los utensilios de una moderna casa al estilo norteamericano.

Durante más de cincuenta años en la Mayor de las Antillas se aplicaron  todas las técnicas de lo que hoy llamaríamos soft power o poder blando para lograr el total dominio del país por EEUU por la vía del control de la súper estructura de  la sociedad junto con una fuerte propaganda anti comunista que hacían el país un seguro aliado del gran vecino del norte.

Esta estrategia tuvo repercusión hasta en la izquierda tradicional en Cuba que aceptó de que en el país por su situación geográfica y dependencia política con EEUU era imposible hacer una revolución socialista y que para cualquier cambio social había que contar con el ejército, pero nunca se podía intentar sin su apoyo.

Ese fue el gran primer mito que durante años mediatizó el movimiento revolucionario y que tuvo que enfrentar la Revolución de Fidel Castro de 1959, contra los vaticinios de muchos amigos y enemigos de que la derrota del nuevo proyecto social estaba asegurada en poco tiempo por esa realidad inobjetable.

En ese contexto las transformaciones que se iniciaron a contracorriente  de toda esa lógica en 1959 lo protagonizaron generaciones para los cuales era conocido ese imaginario propio de un capitalismo dependiente pero vidriera de algunos de sus métodos de seducción del país más rico del mundo, y   que por conocido en toda su realidad y frustración, no tenía el poder de  novedosa seducción y de meta que significó años después en los procesos de desmantelamiento del socialismo en la URSS y sus países aliados que adicionalmente contaban  con historias de graves violaciones de los propios principios  socialistas que decían defender.

Tampoco después del triunfo de enero de 1959, predominó la política de puertas cerradas al intercambio y demonización de la cultura norteamericana y sus costumbres, como doctrina permanente  de la dirección del país como ocurrió en la URSS en los años de la Guerra Fría, lo que además sería difícil conciliar en nuestra realidad por los fuertes vínculos históricos y culturales  que nos unen con el vecino del norte.

También estaba muy identificada la acción gubernamental estadounidense subversiva contra Cuba del verdadero sentido del intercambio cultural iniciado fundamentalmente desde 1977 con el establecimientos de las oficinas de intereses en ambas capitales, practicado en gran medida por iniciativas individuales de artistas y escritores del patio, sin la oposición de las instituciones oficiales que tenían limitado radio de acción de supervisar proyectos culturales conjuntos con EEUU por las medidas del bloqueo estadounidense que incluía los contactos oficiales en esta esfera.

El intercambio  cultural con EEUU se mantuvo y a pesar de la voluntad de EEUU de mediatizarlo o limitarlo en la época de Bush principalmente porque no pudo ser controlado totalmente para la política subversiva contra Cuba, ya que la inmensa mayoría de las instituciones culturales, académicas norteamericanas y personalidades que participan en el mismo lo hacen guiados por genuinos intereses profesionales, al margen de posiciones ideológicas o políticas.    . 

Aunque Estulin no lo mencionó en su predicción se infiere  además que cuando se difumine  Estados Unidos como enemigo acabará la épica de la Revolución y con ella no existirán los supuesto pretextos de su continuidad  y  las actuales generaciones de cubanos entonces serán ganadas con la vuelta de los viejos paradigmas del capitalismo a Cuba que él ejemplifica con las luces de los Mcdonald.

No obstante más del setenta por ciento de la población cubana actual nació después de 1959  durante los duros años de bloqueo, política agresiva, de los propios errores cometidos en la construcción económica y social del país y bajo los años del periodo especial y su saga de crisis económica y de valores que trajo aparejado. No valorar que en este contexto se encuentran condiciones para la reversión del proyecto cubano sería de ilusos.

Existen otros factores como la existencia de la corrupción de cuello blanco, denunciada por el Presidente Raúl Castro que busca emerger en una supuesta reconstitución capitalista como nuevos ricos, aunque  según  la Ley Helms Burton serían solo auxiliares de los futuros patrones y burgueses descendientes de los antiguos dueños de Cuba  para los que se diseñó ese marco jurídico que hasta hoy determina la forma del bloqueo.     

La Revolución se enfrenta a su segundo gran mito de su historia. Si el primero vaticinaba la imposibilidad de hacerle frente victoriosamente al llamado hard power de Estados Unidos en forma de agresiones militares, bloqueo económico, aislamiento internacional y demás medidas punitivas, ahora se revierte la ecuación y se predice que no sobreviviría a un cambio de política dirigida a lograr lo mismo con diferentes métodos asociados al soft power públicamente anunciado por la administración norteamericana como doctrina oficial.

Nuevamente como en 1959 entre amigos y enemigos se inicia una cuenta regresiva para el proceso cubano  que no tendrá que esperar 56 años para dilucidarse. Este es el nuevo  y definitivo reto que no se medirá,  creo yo, por la mayor o menor aceptación de un  supuesto McDonald en La Habana o por la presencia mayor de instituciones y empresas norteamericanas en el país con todo su glamur y mensaje de un venturosa vuelta al capitalismo que profetiza Daniel Estulin, quien en esta ocasión le faltó imaginación para sus profecías sobre el futuro de Cuba  que tanto aplica en sus investigaciones.


  


sábado, 25 de julio de 2015

Publican fotos secretas de la reacción de la Casa Blanca ante los ataques del 11-S


25 julio 2015  

Se han desclasificado las fotos que captaron lo que estaba pasando a puerta cerrada en la Casa Blanca durante el caos que siguió a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

The U.S. National Archives (Archivos Nacionales de EE.UU.) ha publicado este viernes cientos de fotos que representan conversaciones tensas entre el expresidente George W. Bush y los altos funcionarios en el Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia, búnker asegurado para resistir un ataque nuclear enterrado debajo del ala este de la Casa Blanca, durante los atentados terroristas del 11-S.

Las fotos se hicieron públicas en respuesta a una solicitud por Colette Neirouz Hanna, productora de coordinación de la empresa productora Kirk Documentary Group, presentada en el marco de la Ley de Libertad de Información.

En una de las fotos se puede ver al exvicepresidente Dick Cheney viendo por televisión el humo denso causado por el incendio en el World Trade Center tras el ataque, mientras que una de las piernas del funcionario descansa sobre su escritorio.