Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2016

¿Activará Almagro la Carta Democrática para México?


Por Arantxa Tirado

El ataque policial del pasado domingo 19 de junio a los maestros y demás población que se encontraba bloqueando una carretera en Asunción Nochixtlán, Estado de Oaxaca, en respaldo a los profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que llevan varios meses en lucha contra la reforma educativa, se saldó con 13 muertos, 22 desaparecidos y 45 heridos de bala –según últimos reportes.

Fuente: CELAG

Los videos existentes muestran cómo la Policía Federal y la Policía Estatal disparan a los manifestantes (y no al aire) para dispersarlos, en una acción cuya violencia recuerda, lamentablemente, a otros hechos que se han dado en la historia reciente del país, como el desalojo del bloqueo en el pueblo de San Salvador Atenco en 2006 o el ataque en el zócalo de la capital oaxaqueña contra la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), también en ese mismo año. Acontecimiento este último que se puede considerar como un antecedente directo del conflicto magisterial actual en la zona. Por no hablar del más reciente ataque a los normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014, todavía pendiente de justicia y de la aparición de los 43.

Sin embargo, el conflicto educativo no se circunscribe a un Estado, es más amplio. Las protestas de los maestros agrupados en la CNTE se han estado sucediendo en los últimos meses, pero también desde hace años, en diversos Estados. Sólo dos días antes de los hechos de Nochixtlán, la CNTE se manifestaba en la Ciudad de México ante un despliegue policial descomunal. Pero el 14 de junio también se manifestaba para exigir la liberación de varios de sus dirigentes, detenidos días antes bajo acusación de “lavado de dinero y robo de libros” [i].

miércoles, 29 de junio de 2016

El reclutamiento más barato de la Guerra Fría

 Nosenko, al final de su vida
Por Jorge Wejebe Cobo

El  oficial del contraespionaje de la  KGB, Yuri Ivanovich   Nosenko,  fue enviado a Ginebra, Suiza, en  febrero de 1962 como parte de una delegación oficial de su país, pero se deslumbró  tanto por la vida nocturna de esa ciudad     que terminó en la cama de una prostituta de lujo, quien le cobró en demasía sus servicios al robarle todos los dólares destinados al trabajo secreto y todavía resulta un misterio si la mujer actuó por propia iniciativa o fue puesta en el camino del bisoño funcionario por algún servicio de inteligencia occidental.

Lo cierto es que la mujer lo abandonó  en un hotel, aletargado por un litro de vodka y metido en un problema lo suficientemente grave para él como para que olvidara su lealtad a la patria y ante la perspectiva de pasar los mejores años de su vida en una cárcel en la Siberia, tocó la puerta de la CIA en Suiza para  brindar sus servicios como espía a cambio de los 900 dólares perdidos y así la Agencia realizó uno de los reclutamientos más baratos de la Guerra Fría.

martes, 28 de junio de 2016

El hombre que ”inventó” el espionaje

  

Jorge Wejebe  Cobo
Sun Tsú fue un  victorioso general en la época del imperio Wu,-establecido 500 años a.n.e en China,- y quien se dedicó a reflexionar  y escribir sobre sus experiencias y las de un milenio de guerras de conquistas precedentes entre los reinados en los albores de ese gran país, las cuales reflejó en su obra cumbre "El Arte de la Guerra", considerado  un clásico de la estrategia de la lucha armada y del espionaje.
Algunos investigadores adjudican también la participación en el libro a un grupo de seguidores del general, quienes enriquecieron sus fundamentos desde una escuela de pensamiento, antecedentes de los llamados “tanques pensantes” de la actualidad, utilizados principalmente en Estados Unidos para elaborar y perfeccionar estrategias de seguridad nacional de la comunidad de inteligencia.
En el tratado se aconseja sobre los preparativos para la guerra, estrategias de engaño, disposición de las tropas, disciplina férrea, órdenes de mando claras, estudio del terreno, normas para tratar a los pueblos invadidos e influirlos, dirección de las tropas, liderazgo del rey y uso del espionaje por los generales y monarcas, entre otras reglas, para alcanzar la victoria basada en un profundo análisis del comportamiento humano, lo cual hace trascender sus ideas  hasta nuestros días.
Según una anécdota o leyenda atribuida a Sun Tzú, su rey lo emplazó a que le demostrara con hechos sus apreciaciones y críticas sobre el mando de las tropas de sus generales en un ejercicio práctico,  pero utilizando como soldados a las concubinas de su harén.
Las amantes soldados 
El general organizó en dos grupos a las mujeres y al frente de cada uno nombró a las dos amantes preferidas del monarca por su extraordinaria belleza y habilidades amatorias, no  obstante, las ejecutó ante la formación por no implantar disciplina, pero las sustitutas cumplieron sin chistar con sus deberes al igual que las restantes y en poco tiempo todas se convirtieron en hábiles soldados.

Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, recuentos y retos

Jorge Wejebe Cobo
 El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB) fue inaugurado por  el líder revolucionario Fidel Castro   el primero de julio de 1986, bajo su concepción estratégica  de que  "El futuro deCuba tiene que ser de hombres de ciencia"  y a pesar del  bloqueo estadounidense  hizo posible que el país se destacara en el estudio y desarrollo de la biotecnología,  al mismo tiempo que lo hacían EE.UU. y otros países del primer mundo.
 Vale recordar que el  investigador  Random Lee Clark, del Hospital Anderson, en Houston, Texas, vino a la Isla invitado por Fidel  a finales de la década de 1970,  para intercambiar  sobre la biotecnología y  la obtención de  interferón -uno de los resultados iniciales de esa ciencia en la medicina-,  y a partir de esos encuentros que incluyeron a   científicos cubanos, salió la idea de que la Antilla Mayor adquiriera  dosis del referido medicamento para aplicarlas en la lucha contra el cáncer.

miércoles, 22 de junio de 2016

Versión salvadoreña de Guerra Cultural




Jorge Wejebe Cobo
El intelectual y sacerdote jesuita Ignacio Ellacuría Beascoechea, contempló por la televisión española como los alemanes tomaban el muro de Berlín en la noche del 9 de noviembre de 1989, preludio del fin del campo socialistas y no pudo imaginar que ese acontecimiento aparentemente alejado de la realidad de El Salvador, sería una condicionante de su muerte en ese país, siete días después, aunque no profesaba una admiración especial por el llamado socialismo real.   
Era de origen vasco pero nacionalizado salvadoreño y a los 59 años poseía una obra académica, filosófica y de  práctica religiosa relacionada con la Teología de la Liberación desde su responsabilidad como rector de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) en San Salvador y  era un ideólogo para el movimiento popular que parecía imparable impulsado por la ola revolucionaria de 1980 en toda la región de Centroamérica.
La UCA paradójicamente fue concebida como un “tanque pensante” de la derecha en 1967 y ampliada en 1970 con fondos estadounidenses  para contrarrestar la influencia de la estatal Universidad de El Salvador,  acusada de auspiciar  en sus aulas ideas marxistas influenciada por la Revolución cubana.
Pero los cálculos de escorar el sector académico y estudiantil hacia la derecha salieron mal y desde mediados de la década de los 70, la Universidad adoptó una proyección cada vez más comprometida con los movimientos de izquierda  y la Teología de la Liberación de acuerdo a los propios cambios ideológicos que experimentaba la Compañía de Jesús, rectora del centro.
El también filosofo Ignacio Ellacuría asumió en 1979 la dirección de la UCA y estimuló el estudio de la realidad nacional y una mayor identificación con los sectores populares y  desde el estallido de la guerra civil de El Salvador, se convirtió en promotor del diálogo y la negociación como único camino a la paz, por lo que tuvo que  abandonar su patria adoptiva  y establecerse en España.
La insurrección popular se recrudeció  en El Salvador tras el asesinato del Monseñor Arnulfo Romero en 1980, mientras oficiaba una homilía. El religioso  quien era un escollo importante para la reacción salvadoreña en el poder, por sus denuncias  sistemáticas de los genocidio y atropellos  de las fuerzas armadas contra la población civil y  de los graves problemas de explotación y miseria generalizada por el modelo capitalista subdesarrollado  del país.
Además el Monseñor gozaba de gran prestigio en el exterior, inclusive entre gobiernos y sociedades occidentales por su defensa de los derechos humanos y la democracia. Mientras que los analistas de la CIA y la extrema derecha del patio, lo asumían como uno de sus enemigos  más peligroso por su liderazgo y promoción de ideas favorables a la mencionada “Teología de la Liberación”. 

viernes, 17 de junio de 2016

A 90 años de la muerte de Carlos Baliño

      

Jorge Wejebe Cobo
   Carlos Baliño, obrero tabaquero de filiación socialista compañero de José Martí en la gesta independentista, fue calificado por el Maestro como “un cubano que padece con alma hermosa por las penas de la humanidad y solo podría pecar por la impaciencia de redimirlas”, palabras muy cercanas a las que utilizó para calificar a Carlos Marx cuando supo de su deceso en 1883,  al cual  consideró “hombre comido del ansia de hacer bien”.
   A Martí y Baliño  los hizo coincidir y  unir en la historia  los planes prácticos e inmediatos  de la fundación del Partido Revolucionario Cubano (PRC) en 1892, para unir a los cubanos y  hacer posible la Guerra Necesaria de 1895, con el fin de lograr  la independencia de  Cuba de España, lo cual consideró el Apóstol como factor importante para impedir el dominio del imperio norteamericano sobre América Latina.

domingo, 12 de junio de 2016

El Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría de la matanza en Orlando




El grupo terrorista Estado Islámico poco necesita de una infraestructura  vertical, con niveles de mando para la supervisión y logística  de sus acciones. Sus ejecutores inspirados en un islamismo extremo lo mismo se muestran muy activos  y  degüellan a sangre fría a los “infieles” que  permanecen “dormidos” en  cualquier país,  objetivo de ese grupo, en espera  de  la orden divina,  que les puede llegar por una llamada del celular de alguien  que les recuerde que es el momento  de inmolarse  matando a sus enemigos, para obtener el paraíso en  una vida eterna junto a centenares de doncellas.

Pero por supuesto existe una cúpula en el más alto nivel de la organización que con un alto soporte de  las nuevas tecnologías de las comunicaciones y un respaldo económico multimillonario  dirigen como titiriteros a sus disciplinados y desechables  miembros de filas.

Mientras tanto aquellos que esperan para realizarse como armas humanas, solo deben comportarse sin llamar la atención y dedicarse a la preparación religiosa  en solitario para cumplir con su destino. Por ello son difíciles de parar y sobre todo en EEUU, donde con una licencia de conducción y presentar un historial policíaco limpio, el terrorista  puede comprarse desde la pistola más moderna hasta un AK 47.
 Hoy ya se ratificó  que el Estado Islámico (EI) es el responsable de la masacre de Orlando. JWC

El Cairo, 12 jun (EFE).- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría de la matanza en un club gay de Orlando (Florida, EEUU) que causó al menos 50 muertos y 53 heridos, informó la agencia de noticias Amaq, vinculada a los yihadistas.

"El ataque armado perpetrado contra un club nocturno de homosexuales en la ciudad de Orlando en el estado estadounidense de Florida (...) fue perpetrado por un combatiente del Estado Islámico", señaló Amaq en un comunicado.

Esta acción, que empezó en torno a las 02.00 hora local (06.00 GMT), es el peor tiroteo masivo en la historia de Estados Unidos.

El supuesto responsable del ataque, un ciudadano estadounidense de origen afgano identificado como Omar Mateen, que portaba un fusil de asalto y una pistola, se atrincheró con rehenes en la discoteca Pulse frecuentada por homosexuales, donde abrió fuego indiscriminadamente hasta que fue abatido por la Policía.

Según el canal NBC News, Mateen llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencias 911 y declaró su lealtad al Estado Islámico (EI).

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó el ataque de "acto de terrorismo y odio".