Páginas vistas en total

jueves, 26 de mayo de 2016

También en las pasarelas está el “arte de salvar”


Por Jorge Wejebe Cobo

«En prever está todo el arte de salvar",  principio martiano que pienso no se aplicó en toda su profundidad durante la pasarela de la firma Coco Chanel en el Paseo del Prado. 

Millones de personas en el mundo conocieron los paisajes urbanos del Prado de la capital cubana por las vistas de la publicitada pasarela de Coco Chanel, realizada en un espacio natural que conquistó  a los directivos de la  firma  por su luz natural y belleza  arquitectónica.

No obstante,  el desfile mantuvo a pesar del cubanísimo escenario, el sello elitista que suele caracterizar a este tipo de exhibiciones de alta costura y en la que a juzgar por las imágenes, se redujo la participación popular esencialmente a los balcones y las esquinas de la zona, fuertemente cerradas al público, lo que conllevó  a críticas de quienes querían ver el espectáculo.

Esas medidas fueron una oportunidad para la tergiversación principalmente en la Red, donde los actores de la guerra mediática contra Cuba, explotaron el acontecimiento que además tuvo poca cobertura mediática de nuestros medios de prensa, casi cercano al tan llevado y traído síndrome del secretismo.  

Acaso  la parte cubana no pudo prever esta problemática en todas esas aristas durante la preparación conjunta de la pasarela y quizás, además de reflejarse en los vestidos, atuendos y música los motivos y el ambiente de la Isla, la integración y mayor presencia del pueblo le hubiera aportado un sello diferente y simbólico de lo que es nuestra sociedad  al espectáculo que casi siempre se realizan en locaciones muy convencionales y predecibles, sobre todo en la vieja Europa de donde la firma Coco Chanel suele sacar sus exhibiciones para aportar nuevas inspiraciones a la  ya centenaria industria de la moda.

    








miércoles, 25 de mayo de 2016

El turismo y la velocidad


 Juan Triana

Fast and Furious, Chanel, Carnival… Todas estas grandes marcas y algunas otras empresas y empresarios menos divulgados han estado y están de paso por La Habana. Casi todos a la misma vez, todos con sus exigencias y costumbres propias, todos medio fascinados.

Su presencia ha desatado reacciones, muchas encontradas, desde la cultura hasta la ideología, pasando lógicamente por la economía. Bueno, aunque en realidad se habló menos desde la economía… ¡De hecho nada exacto sabemos sobre cuánto ingresó la ciudad por estos eventos!
Las “marcas” reconocidas se sumaron a la presencia ya cotidiana de muchos turistas y por momentos La Habana pareció colapsar. Ni hoteles suficientes, ni siquiera casas de renta con suficiente calidad, ni autos suficientes  y lógicamente ni calles, ni conexiones a internet…

No obstante, la filmación, el desfile, el recorrido del crucero y todo lo demás se ha hecho y eso hará que muchos más grandes consorcios deseen venir. Cuba está de moda y hay que aprovecharlo, aunque también hay que cuidar que los efectos negativos de la moda sean superados por los positivos. 

Y también debemos todos entender que las modas pasan. Y a veces “too fast”.

Lo mismo ocurre con el turismo, a pesar de nuestros déficits, Cuba es un destino ansiado, con potencialidades de seguir creciendo en los próximos años y algunas compañías (World Travel and Tourist Council) estiman que para el 2025 el crecimiento de los arribos a Cuba será un 66% mayor que en el 2015. Ello significa que Cuba podría recibir unos 5,8 millones de turistas. ¡Qué oportunidad, pero qué reto!

La buena noticia es que las instituciones reguladoras y promotoras de Cuba han lanzado todo un programa de crecimiento y desarrollo que se divulgó en la Feria Internacional de Turismo, FITUR 2016.

Pues bien, ese programa contempla más de 100 mil habitaciones nuevas habitaciones hasta el 2030, esto es, que nuestras empresas constructoras deberán construir unas 7 142  habitaciones cada año, desde este año hasta el 2030. Solo para que tengamos idea del esfuerzo, si asumiéramos que las 64 000 habitaciones que tenemos hoy en el país hubieran sido construidas todas entre 1990 y 2015, entonces ello significaría que se habrían construido una 2 560 habitaciones por año. En otras palabras, de aquí al 2030 pretendemos construir casi tres veces mas habitaciones por año que lo construido hasta hoy.

martes, 24 de mayo de 2016

Bill Clinton: objetor de conciencia que llegó a la Casa Blanca

El presidente Barack Obama se encuentra de visita en Viet Nam y eliminará la prohibición de ventas de armas a ese país, última limitación a las relaciones plenas entre ambas naciones, por lo que merece  la pena repasar algunos antecedentes.

Jorge Wejebe Cobo

El ex presidente Bill Clinton participó en manifestaciones contra la guerra de Viet Nam y  se trasladó a Inglaterra para continuar sus estudios  y de paso evadir el servicio militar, no obstante, fue elegido presidente por el Partido Demócrata  durante dos mandatos entre 1993 y el 2001.

Durante su estancia en la Casa Blanca estableció relaciones con el antiguo enemigo en 1995 y centenares de empresas estadounidenses comenzaron a invertir en esa nación, que veinte años antes había derrotado al ejército estadounidense y sus aliados del régimen de Saigón.

La intervención militar en Vietnam se justificó durante la Guerra Fría con la llamada “doctrina del dominó” según la cual cualquier movimiento progresista y anti colonialista en el mundo servía a la geopolítica de la URSS y del movimiento comunista mundial.

Entonces EEUU se reservaba el derecho de hacer frente a esa supuesta amenaza global donde quiera que se diera y en caso del país indochino se presuponía que en el caso de perder la guerra toda la región caería bajo el control soviético.

Esa concepción fue refutada de quien menos se esperaba, del analista Daniel Ellsberg de la inteligencia del Pentágono, a quien le dieron acceso en 1967 a todos los archivos secretos de las relaciones de su país con Viet Nam  desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, para que elaborara propuestas para ganar la contienda y llegó a un resultado muy diferente. Ver http://cubaessurtidor.blogspot.com/search?q=daniel+ellsberg

lunes, 23 de mayo de 2016

Guerra contrainsurgente. La violencia del golpe “blando” en Brasil

 Por Stella Calloni

El gobierno legítimo de la presidenta Dilma Rousseff fue suspendido por un golpe de estado “blando” pero violento, propiciado nada menos que por el Congreso de la Nación, desvirtuando de esta manera su propia existencia como Cámara legislativa, violando la Constitución y las leyes.

La mandataria suspendida por 180 días, afrontará un juicio político forzado, ya que no existen causas y podrá presentar su defensa., aunque algunos de los ministros del insólito nuevo gabinete armado por su vicepresidente Michel Temer, que debía reemplazarla interinamente hablan de “gobierno destituido” con absoluta impunidad, reconociendo el golpe. Como hecho vergonzante figura para la historia de la infamia el reconocimiento al “proceso institucional” que hizo desde el primer momento el gobierno del derechista Mauricio Macri de Argentina, a pesar de la evidencia del golpe de Estado.

En el plano de la justicia, queda como ejemplo de absoluta falta de ética, la presencia de varios jueces como Sergio Moro y otros que actúan como jueces y parte ya que participaron de todo el accionar de esa violenta y corrupta oposición brasileña.

En su discurso al alejarse de la presidencia y ante miles de seguidores, Rousseff fue muy precisa al denunciar un golpe de Estado y advertir que continuará la lucha con todas las armas jurídicas y legales que están en su favor.

En América Latina los “golpes blandos” al estilo “revolución de colores” de Europa, se generan con violencia como son las acciones de calle, movilizaciones pagadas y dirigidas, el terrorismo mediático, la mentira, la injusticia, la injerencia externa con financiación, que es la máxima corrupción que se puede ejercer en un país, cuando los actores golpistas reciben millonarias sumas de dinero desde afuera para lograr como objetivo interrumpir los procesos democráticos.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Legado antiimperialista de José Martí trascendió a su época


Jorge Wejebe Cobo
  
  A José Martí  en  la manigua le llamaron Presidente  y  aunque declinó la  espontánea aclamación , su liderazgo y  genio políticos lo hacían indispensable para la conducción de la gesta emancipadora, por lo cual era seguro  que los patriotas en armas  lo  elegirían para tan alta responsabilidad  si la vida le hubiera alcanzado para verlo.

  El 15 de abril de 1895, a pocos días de desembarcar por Playitas de Cajobabo y  cuando se encontraba en uno de sus primeros campamentos, Martí  se preocupó porque Máximo Gómez le hizo una seña para que se quedase lejos mientras se reunía con los jefes militares, y poco después lo llamaron para anunciarle su ascenso a Mayor General y reconocerle como Delegado del Partido Revolucionario Cubano (PRC).
  
Ese fue el primer Partido fundado para  fomentar y dirigir una guerra de independencia, concebido y organizado por el Apóstol en 1892  para que  salvaguardara el proyecto de liberación de la Isla de los errores del caudillismo y el regionalismo  de las pasadas gestas, además de prevenir  los peligros de las dictaduras en que devinieron no pocas repúblicas sudamericanas después de  dejar de ser colonias de España.

Solo a pocas horas de caer en  Dos Ríos, explicó en la  carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado  el 18 de  Mayo de 1895, la causa de la ausencia de referencias directas  del   antiimperialismo en sus proyectos  y el principal objetivo que esperaba  lograr con la “Guerra Necesaria” que  se iniciaba entonces.

Para leer un informe del Pentágono “favorable” a Cuba



Probablemente nunca antes  en la historia moderna se recoge el caso de un informe de inteligencia realizado por una  mujer que cumple prisión por espionaje y sin embargo el documento es  objetivo,  y  casi  veinte años después de ser elaborado mantiene su actualidad y coincide en sus conclusiones  con los cambios en curso  de política hacia Cuba por parte  de la misma nación que   juzgó y sancionó a su autora . De eso trata la siguiente historia

Jorge Wejebe Cobo

 Según una anécdota el presidente Bush exultante por sus éxitos por la invasión a Afganistán e Irak preguntó a uno de sus colaboradores más cercanos si la próxima en la lista podía ser Cuba.

   El entonces subsecretario de Estado para el Control de Armas y Seguridad Internacional el neoconservador John Bolton coincidió con el deseo o el chiste del mandatario y se dedicó con frenesí a acusar oficialmente a Cuba en el 2002 de ser  arsenal de armas bacteriológicas del terrorismo mundial, la misma imputación realizada a Irak para justificar la invasión en el 2003, sin que hasta nuestros días hayan aparecido en su territorio la menor prueba de tal acusación.

  Pero para darle cuerpo a la traslación cubana de la imputación Bolton no se detuvo en criticar al  Pentágono y su órgano de inteligencia DIA (Defense Intelligence Agency) de ser blandos en sus apreciaciones sobre la Isla, al descartarla como peligro a la Seguridad Nacional de EEUU.. .

  Enarbolaba como carta de triunfo frente a los militares, la detención en septiembre de 2001 de la analista principal de la DIA, Ana Belen Montes, por trasladar información al gobierno cubano y la cual según él, fue la responsable de plantar una matriz benigna en las apreciaciones de inteligencia sobre las supuestas capacidades letales del ejército cubano.
 
 Consideró que Ana Belen Montes, quien supervisó y dirigió la elaboración del análisis “La Amenaza Cubana a la Seguridad Nacional de Estados Unidos”  (The Cuban Threattothe U.S. National Security) realmente perseguía engañar al legislativo sobre los supuestos planes terroristas de Cuba.

  En 1997 el Departamento de Defensa preparó dicho informe entre Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Buró de Investigación e Inteligencia del Departamento de Estado, la Agencia de Seguridad Nacional (espionaje electrónico y del ciberespacio) y el Centro de Inteligencia Conjunto del Comando Sur para presentarlo ante el Comité de Inteligencia del Senado, Ver http://fas.org/irp/dia/product/980507-dia-cubarpt.htm

lunes, 16 de mayo de 2016

Transformaciones favorables para el campesinado cubano




 Jorge Wejebe Cobo
  Fidel Castro en su alegato La Historia me Absolverá ante el tribunal que lo juzgó por el asalto al Cuartel Moncada, denunció el latifundismo y las condiciones infrahumanas en que vivía el trabajador agrícola, e incluyó la reforma agraria en su  Programa  del Moncada, que se materializó tras el triunfo revolucionario.
   En 1957, una encuesta arrojó que el 14 por ciento de los campesinos cubanos entrevistados padecía o padeció de tuberculosis, el 31 de paludismo, el  13 de fiebre tifoidea (enfermedad trasmitida por el agua y la tierra), el 36 de parasitismo intestinal y  solo el seis por ciento de las viviendas tenían suministros de agua por cañería.
  La precariedad del hombre de campo en Cuba despertó el interés investigativo  también  del doctor José Ignacio Lasaga, destacado intelectual de  la Agrupación Católica Universitaria (ACU) y responsable de la indagación  realizada en 1957 por esa institución, quien expresó al respecto :  “En todos mis recorridos por Europa, América y África, pocas veces encontré campesinos que vivieran más miserablemente que el trabajador agrícola cubano”.